Una protección efectiva de las fronteras gracias a la tecnología térmica

Contrabando, inmigración ilegal o amenazas terroristas. Son solo algunos de los retos que afrontan los gobiernos a la hora de tratar de controlar las incursiones fronterizas. Entre la oferta de medidas de alta tecnología para atajar las amenazas constantes, destacan cada vez más los sistemas de imagen térmica. Con estos potentes sistemas, la policía fronteriza y las fuerzas de seguridad observan e investigan cualquier incidente que ocurra de día o de noche y en cualquier condición meteorológica.

Los costes y la fiabilidad son las primeras preocupaciones en lo que respecta a la implantación de sistemas en fronteras y líneas de costa. Los sistemas de seguridad fronteriza deben poder operar las 24 horas en las condiciones más adversas y durante años. Ofrecer una respuesta rápida es crítico. Cuando se detecta un objetivo, tiene que reconocerse y analizarse para ofrecer inmediatamente una respuesta. No hay margen para falsas alarmas y otros problemas derivados de una iluminación insuficiente, sombras, movimientos en la imagen provoca-dos por vientos y razones similares que podrían llevar a descartar el uso de cámaras convencionales. La consecuencia es el aumento del uso de las cámaras y los sistemas térmicos.

 

¿Quieres leer el artículo completo?